5 Pasos para crear un hábito

¿Cuanto tiempo se tarda en crear un hábito? Algunos te dirán una semana, otros, un año. Además, seguramente hayas leído que para crear un hábito tienes que seguir la famosa fórmula de los 21 días. Está fórmula, si bien es cierto que te ayuda a establecer una rutina, no es la solución mágica.

Simplemente depende de ti. Del empeño, de la energía, ilusión y el tiempo que le dediques. Sin embargo, te voy a dar una serie de consejos que te pueden ayudar en el proceso de creación de un hábito.

1.Definir el hábito y el por qué

El primero paso es pensar en que hábito necesitas. Tienes que definirlo y materializarlo. Una vez lo tengas en mente, escríbelo somo si de un objetivo se tratase.

Para ello tienes que ser muy concreto y realista. Lo ideal es que te suponga un esfuerzo, pero que sea alcanzable. Aplica las mismas características que tienen que tener un objetivo y que te comento en este post.

Una vez lo tengas definido tienes que preguntarte para que necesitas crear este hábito que tienes en mente. Para que quieres adelgazar 5 kg, para que quieres leer cada día 20 minutos y para qué vas a empezar a aprovechar tus mañanas.

Una vez lo hayas definido y razonado, toma la decisión de ponerlo en marcha. Comprométete a no abandonarlo y a llevarlo a cabo siempre.

Si te has propuesto hacer algo de ejercicio a primera hora de la mañana, haz todos los esfuerzos para que se cumpla. Pon una alarma y cuando estés a punto de volver a dormirte, !acuérdate de tu compromiso!

2. La constancia crea el hábito

Seguramente sepas que uno de los secretos del éxito es la constancia. ¿Y entonces por qué no aplicarlo a nuestros hábitos?

Básicamente, tenemos la obligación de ser constantes si nos comprometemos a llevar a cabo un hábito. La esencia de los hábitos es la constancia. Solo así, podrás conseguir tus objetivos.

¿Y como ser constante? Repitiendo una y otra vez. Solo cuando esta repetición se haga inconscientemente, sabrás que tienes el hábito integrado.

Además, una buena forma de mantener esta constancia, es llevar un control de tus hábitos. De esta forma nunca te olvidarás de cuando lo has hecho y tendrás un recordatorio diario.

3. Evita las excusas

Céntrate en el hábito. Evita todo tipo de distracción. Se disciplinado y enfócate en tus objetivos. De lo contrario, nunca conseguirás lo que te propongas.

Evita todo tipo de distracción, principalmente las de los medios electrónicos. Aleja tu teléfono móvil de ti para no caer en estas distracciones de 5 minutos que acaban convirtiéndose en media hora.

Al principio será complicado ya que tu cerebro estará acostumbrado a tu antigua rutina. Por ello debes hacer un mayor esfuerzo. Adelántate a las posibles excusas o barreras de tu nuevo hábito e intenta crear tácticas para afrontarte a ellas. !Piensa en el resultado!

4. Fíjate un plazo de 40 días.

Como te decía al principio, seguramente hayas oído acerca de la fórmula mágica de los 21 días. Sin embargo, muchos estudios han confirmado que nuestro cerebro, realmente necesita muchos más días para acabar acostumbradonos a una nueva rutina o hábito.

Es por ello que te propongo, 40 días. Eso si, necesitas llevar un control exhaustivo, tanto diario como semanal.

Estoy seguro que una vez hayas conseguido estar 40 días haciendo este nuevo hábito, los siguientes días los harás sin darte cuenta. Tu cerebro simplemente lo habrá integrado, y habrás conseguido crear un hábito.

5. Reflexiona y piensa acerca del resultado

Una de las mejoras formas para impulsar un hábito es pensar inmediatamente en el resultado. Puede parecer ambicioso, que ni siquiera lo hayas empezado y ya estés pensando en la recompensa. Sin embargo, así funciona nuestro cerebro.

Cuantas más positivo pienses, y en este caso, cuanto más pienses en los resultados del nuevo hábito que pretendes integrar en tu vida, mayor impulso y motivación tendrás para llevarlo a cabo. Por lo que te supondrá un menor esfuerzo y te dará un impulso suficiente para conseguirlo.

Y lo más importante, !mantenlo!

Decide tu vida si no quieres que otros decidan por ti

El poder no está en los hábitos, si no en cuanto tiempo se mantienen estos.

Primero hacemos nuestros hábitos, y luego nuestros hábitos nos hacen

Escribe un comentario