leer el lenguaje corporal

6 Maneras de leer el lenguaje corporal de alguien

En algún momento, todos nosotros nos habría gustado leer la mente de la gente. Lo que no sabemos es que es bastante fácil entender lo que la gente quiere decir con sólo leer el lenguaje corporal. Nosotros, los humanos, captamos muchos signos de lenguaje corporal de los que realmente estamos nos damos cuenta conscientemente.

Así que, sin perder más tiempo, vamos a ver 8 consejos psicológicos para leer el lenguaje corporal de alguien:

Brazos cruzados

Generalmente se ve a las personas con los brazos cruzados e incluso con las piernas cruzadas, lo que indica claramente es que la persona no está interesada en lo que dice quién está hablando. Los oyentes pueden dar uma imagen de que están atentos y que son capaces de entender claramente; sin embargo, el lenguaje corporal dice todo lo contrario.

leer el lenguaje corporal

Según los psicólogos, cuando una persona cruza los brazos y las piernas, indica la oclusión mental, física y emocional de la persona en ese momento. Sin embargo, es cierto que la mayoría de veces no es intencional, y que por lo tanto no se piensa en los resultados que esto tiene.

Inclinándose hacia adelante

Este es también otro lenguaje corporal que se utiliza con frecuencia. La forma más simple de decodificarlo es: “Cuanto más te acercas, más interesado estás”.

Esta postura significa que estás interesado en el tema sobre el que se discute.

Las posturas positivas del oyente durante una comunicación podrían desencadenar la fluidez y la “soltura” de quién está hablando, y él/ella sentiría que la persona que escucha es receptiva, amigable y que por lo tanto se puede confiar.

Las miradas frecuentes al reloj no son una buena señal.

Durante una conversación, si uno tiende a mirar el reloj frecuentemente, entonces puede haber múltiples razones como que tal vez no esté interesado, quiera terminar la conversación pronto, o no entienda mucho de lo que se está diciendo.

leer el lenguaje corporal

Retroceder no es una buena señal.

Cuando se está hablando con una persona y quién está escuchando se aleja rápidamente, entonces eso generalmente significa que lo que dijo en ese momento le ha hecho sentirse incómodo, o no está interesado en ese tema, y quiere salir de la situación.

Este comportamiento desmotiva mucho a quién está hablando hasta el punto de sentirse rechazados.

Los ojos no mienten

Cuando la gente sonríe, su cara puede mentir, pero los ojos no. Las sonrisas auténticas siempre llegan a los ojos, lo que hace que se arrugue la piel para formar patas de gallo en la cara de la persona.

A menudo, la gente sonríe sólo para ocultar sus pensamientos, sentimientos y emocione

Para saber si una persona está sonriendo realmente o no, uno debe echar una mirada hacia sus ojos y ver si el espectador encuentra las patas de gallo en las esquinas, si es así, entonces es una sonrisa auténtica, y si no, entonces es probable que sea una “falsa sonrisa”.

Los ojos no mienten; son el espejo de nuestra alma interior.
Todos debemos haber escuchado al menos una vez, “¡Mírame a los ojos cuando me hablas!” La gente no puede mentir mientras mira a los ojos de alguien, pero algunas personas mantienen contacto visual deliberadamente para convencer a otros de que están diciendo la verdad, incluso cuando no lo están.

leer el lenguaje corporal

La mayoría de la gente mantiene el contacto visual hasta un punto en el que se siente incómoda. Si la persona con la que está hablando está perfectamente quieta y no parpadea, lo más probable es que esté mintiendo.

El asentimiento excesivo indica su afán de aprobación.

Generalmente, cuando escuchamos tendemos a asentir en exceso.

La mayoría de los oyentes piensan que si no asienten con la cabeza frecuentemente, el orador dudará de si realmente le está escuchando o comprendiendo.

Sin embargo, un exceso de esto puede llegar a resultar dudoso.

Por lo tanto, basándonos en la discusión anterior, podemos concluir con la conocida cita de la gran novelista americana Sarah Orne Jewett “El tacto es, después de todo, una especie de lectura de la mente”, y el tacto no es más que la capacidad de leer la mente de los demás analizando su lenguaje corporal reflexivo.

Finalmente, si quieres leer más artículos como este, solamente dale clic aqui! 🙂

Escribe un comentario