aprender de los errores

La importancia de aprender de los errores y convertirlos en oportunidades

Todo el mundo comete errores. Incluso cuando hacemos un plan detallado de lo que queremos conseguir, se puede acabar teniendo. Es totalmente normal, pero… ya que se trata de algo usual, ¿por qué no aprender de los errores?

Cuando haces algo por primera vez, las probabilidades de fallar son mucho más altas que cuando las haces por segunda, tercera o cuarta vez. En estos momentos es cuando la mayoría nos rendimos y no seguimos intentándolo, olvidándonos de que la probabilidad de acertar y hacer mejor las cosas aumenta de manera considerable

Es por eso que tenemos que empezar a considerar los errores como oportunidades para aprender de ellos y para poder avanzar en nuestra vida.

¿Cómo aprender de los errores?

Ante un error podemos juzgarnos, criticarnos y hundirnos. O podemos tomar la gran oportunidad que se nos brinda para conocernos mejor y cambiar de rumbo

1. Reconoce tus errores

Lo más importante es identificar y reconocer los errores cuando los cometes. El primer paso para ello es normalizarlo, pues es algo normal en la vida de todo el mundo.

Todos cometemos errores. Los hemos cometido y los cometeremos. Errar forma parte de nuestro aprendizaje vital. Aprendemos más de las caídas que de los triunfos. Reconocer los errores siempre es el primer paso para dar soluciones y sacar provecho de ello

Quien comete un error y no lo corrige, está cometiendo otro error

Confucio

2. Cambia la percepción que tienes acerca de los errores

Una vez hemos los hemos reconocido, tenemos que dejar de ver los errores como tal, y empezar a verlos como oportunidades para mejorar y aprender. A veces nos hace falta cambiar de perspectiva para empezar a ver de otra manera las cosas.

Una de las mejores formas de aprender de los errores es cambiando la percepción que tenemos de ello.

aprender de los errores

3. No te sobreexijas

Hace poco hablaba de los problemas que tiene la hiperproductividad y del exceso de trabajo. Pues esto tiene cierta relación. Cuando cometemos algún error solemos juzgarnos y criticarnos, en lugar de alegrarnos del poder que tiene de haber fallado para las siguientes oportunidades.

Ser demasiado perfeccionistas nos puede llevar a ver las cosas de manera diferente, a ver que estamos haciendo algo mal cuando realmente no es así. Como todo en la vida es necesario el equilibrio y más aún cuando se tratan de temas que pueden afectar a nuestro autoestima y autoconfianza.

Cuando tenemos este tipo de tendencias perfeccionistas, solemos ser más duros con nosotros mismos y por lo tanto dejamos de ver los errores como oportunidades si no todo lo contrario.

4. No tengas miedo de equivocarte

Hay una frase muy cierta y que representa a la perfección lo que quiero expresar en este punto;

“Dime cuantas veces te has equivocado y te diré cuanto te falta para conseguir lo que deseas”

Cuanto más nos equivoquemos más cerca estaremos de alcanzar aquello que queremos. Si le preguntas a cualquier persona que haya alcanzado sus objetivos y en definitiva cualquier persona con éxito, te puedo asegurar que todos coincidirán en que habrán fallado numerosas veces antes de alcanzar aquello que deseaban.

aprender de los errores

5. Deja de lado la impulsividad

El hecho de fallar una y otra vez, a menudo se debe a la impulsividad y por lo tanto a la falta de reflexión antes de tomar decisiones.

Cuando no nos tomamos el tiempo suficiente para pensar sobre una decisión importante (o no tan importante) que afecta a nuestra vida, es cuando surgen los errores continuos. Es por ello que la mejor forma de mejorar tu forma de decisiones es aumentando tu conocimiento, preguntar a tu circulo cercano y tener confianza en ti mismo.

Escribe un comentario